Just Angie...

 

Artwork

1/241

Blog

  • Twitter
  • Pinterest
  • Icono social de Spotify
  • Instagram

Historias

JAIRO, EL ESCARABAJO

 

¡Vamos Jairo, un impulso más! Recuerda cuando aún no te habían presentado al mentiroso miedo, solo conocías a tu imparable voluntad, la misma que te decía que podías ganarle la carrera de neumáticos a tu primo Martín, a pesar de que las piedritas se colaban en tus desgastados zapatos de charol. No olvides aquella lluviosa mañana de abril, hacía frío cuando la maestra Angie dibujó en el tablero dos circunferencias que, sostenían un aparato capaz de correr junto al viento. Justo ahí, entendiste lo que el revolotear de las mariposas en el estómago significaba. Ese día, los rectángulos y triángulos quedaron fuera de tu orbita, en cambio, había que ver como rodaban armoniosamente esos círculos.  Ocurrió toda una revelación, si la hermosa pelotita azul a la que llamamos hogar giraba, era lógico que tus pies habían sido hechos para darle la vuelta. Así que, con megáfono en mano empezaste la recolecta por el futuro rey de la montaña. Finalmente, después de tres años de estar juntando las piezas para tu bicicleta, lo lograste. Fue un verdadero trabajo en equipo lo que se vio en la vereda Guamito; doña Elisa te regaló los pedales, el padre Sebastián te trajo el armazón desde Lengupá y don Bernardo te daba muy buenas devueltas por llevarle las verduras hasta su casa los domingos. Nunca te importó levantarte a las 4:00 junto con el gallo Lucas para entrenar al lado de tu inseparable y peludo amigo Tobías.  Cada subida, cada loma le enseñaron a tus piernas cómo hacer que el dolor se transformara en triunfo. No eres amigo de la mediocridad, porque tu sueño de ganar la tan anhelada “Camiseta de puntos”, es tu más preciada meta.  Muchos dicen que ir cuesta arriba es una auténtica pesadilla, pero para ti es como dejar pinceladas de arte sobre el pavimento.  Un pedaleo más te acerca a tu obra maestra, un pedaleo más y, me convertiré en el más combativo escarabajo que ha dado esta tierra cafetera.

 

 

Ángela López, autora.

TOBY

Do you remember when Valentina left me? You never denied it because Juan Gabriel's song played over and over again, and even though it was raining more inside my room than on the street, you didn't mind swimming in my tears.  Today, I'm going to bathe you again with my crying, but this time to say goodbye to you. My friend, I thank you for listening to my heated discussions with Descartes, for loving me unconditionally even though my head is missing several screws. Do not be afraid to leave my very loyal companion, with me remains the most beautiful lesson you taught me for years, the nobility.

Ángela López, author.

EL ARCA

Un viento helado despeina mi alisado cabello, mientras en el firmamento se empiezan a dibujar figuras destellantes de luz acompañadas por un feroz sonido celestial, todos buscan refugio…yo, en cambio, me paralizo ante la inminente tormenta.  Aprieto fuertemente mi libro entre mis brazos y cerrando mis ojos me digo a mí misma: “tengo miedo de ser una hoja de árbol desgarrada por el viento, tengo miedo de ser una hoja de papel deshecha por el agua”.  Ahora lo veo, afuera llueve, pero en mi interior no escampa.  Me he escondido por más de 40 días y 40 noches en el arca de la autocompasión, ¿Y si simplemente dejo salir el diluvio?

Ángela López, autora.

 
CONTACTO

Libros Geniales